• Vie. Dic 9th, 2022

Los pingüinos de las Galápagos comienzan a repoblar la isla

En la actualidad, al menos 84 de los 120 nidos de una especie que estaba en vías de extinción.

Hace más de una década, la bióloga P. Dee Boersma utilizó palancas y martillos para cincelar un pequeño agujero en la lava de las Islas Galápagos (Ecuador), con la esperanza de atraer a uno de los pingüinos más raros del mundo. 

Cinco meses después, una pareja de pingüinos de las Galápagos se instaló en uno de estos huecos y crió a sus hijos. Al año siguiente, otra pareja de pingüinos se instaló allí. 

En la actualidad, al menos 84 de los 120 nidos que Boersma, biólogo de la Universidad de Washington en Seattle (Estados Unidos), y sus colegas han extraído de la roca negra de Ecuador siguen siendo utilizables. Y un censo reciente ha revelado que una cuarta parte de las especies en peligro son juveniles. Esto es significativo para un animal que probablemente cuente con entre 1500 y 4700 ejemplares, según Boersma, que también es explorador de National Geographic. 

Por primera vez en mucho tiempo, Boersma dice que se siente esperanzada por el futuro de estas aves de menos de dos kilos, que ya luchan con el clima mercurial de las Galápagos, que oscila entre aguas cálidas y frías dependiendo de los ciclos climáticos de la Tierra, El Niño y La Niña. 

Este último, que provoca aguas más frías (y por tanto más abundantes peces) a lo largo de la costa occidental de Sudamérica, está contribuyendo al aumento actual de la población de pingüinos al proporcionarles más alimento. «Esperaba que fuera realmente bueno», dice. «Pero me sorprendió muy gratamente, porque es la mejor cría que hemos visto en los últimos 12 años».

Nadie sabe exactamente cómo un tipo de animal más conocido por vivir en entornos meridionales, a menudo helados, se instaló en el Ecuador. 

Dado que el pingüino de las Galápagos está estrechamente relacionado con el pingüino de Humboldt de la costa de Perú y Chile, es probable que algunos pingüinos de Humboldt se subieran a una corriente oceánica y se detuvieran en las Galápagos, a unos 965 kilómetros de Ecuador, hace millones de años. Y allí se quedaron, evolucionando para criar polluelos hasta tres veces al año en islas rocosas lo suficientemente calientes como para freír un huevo. 

Cuando la gente llegó a las islas, introdujo especies, como gatos y ratas, que se alimentan de los huevos, los polluelos e incluso los adultos. Las operaciones de pesca comercial en las aguas circundantes han sobreexplotado muchos de los peces preferidos del ave. 

Pero en 1982, un fenómeno de El Niño particularmente fuerte se extendió por todo el mundo, llevando agua caliente a las islas e impidiendo que los nutrientes críticos subieran a la superficie. La falta de nutrientes significaba que no había peces, lo que significaba que no había comida para los pingüinos. Los pichones fueron los primeros en morir de hambre, acudiendo a sus padres en busca de comida y sin encontrarla. Los adultos perecieron después. Boersma calcula que la población de pingüinos de las Galápagos se redujo a la mitad, pasando de 10 000 a menos de 5000 ejemplares. 

Como a la especie no parece irle bien en cautividad, «no hay zoológicos con pingüinos de las Galápagos», dice Paul Salaman, presidente de Galápagos Conservancy, una organización sin ánimo de lucro con sede en Estados Unidos que trabaja para conservar la fauna del archipiélago volcánico. «Esto es así. Tenemos que hacer un esfuerzo de verdad».

En 2010, buscando formas de aumentar la población, Boersma y su colega el biólogo de Galápagos Godfrey Merlin, observaron que muchos de los lugares de anidación originales de la especie estaban en islas habitadas por ratas y gatos depredadores. 

Así que el equipo decidió crear nuevos nidos en islas menos afectadas por estos depredadores, trabajo que ha sido financiado por fuentes como la National Geographic Society y la Fundación David y Lucile Packard.

Fuente: Grupo Multimedio

Deja una respuesta

Your email address will not be published.